Alimentación de los Peces de Acuario

Por supuesto, cada especie tiene diferentes requerimientos en cuanto a la alimentación. Como norma, hay que procurar que la alimentación sea variada, ya que esto ayuda al buen desarrollo de los peces, y sobre todo… cuidado con echar demasiada comida en el acuario. Hay que tener en cuenta, que en la naturaleza, los peces disponen de menos oportunidades de obtener comida que en el acuario, así que es más fácil que los peces se encuentren alimentados por exceso que por defecto, y un exceso de comida es muy probable que termine modificando las condiciones del agua, y puede acabar con la vida de los habitantes del acuario. Lo mejor es echar muchas veces de comer a los peces, pero poca cantidad cada vez, de modo que la comida sea consumida rápidamente, y que no quede nada residual. Como ésto no es fácil de lograr, con hacerlo un par de veces al día es suficiente.

Particularmente, solemos ofrecer pellets (o sticks) para cíclidos por las mañanas y alimento congelado por las noches, principalmente larva roja y artemia (en nuestra opinión, el tubifex congelado ensucia demasiado el agua). Otra buena opción para las mañanas es el tubifex liofilizado, que suele venir en taquitos, y es bastánte cómodo.

Para alimentar a las crías, podeís criar infusorios y nauplios de artemia:

Tabla de Contenidos

INFUSORIOS

Los infusorios son seres unicelulares, que por supuesto no se ven a simple vista, que se mueven con cilios y que se crían es charcas. Para poder obtener infusorios, tenemos varias opciones, entre las que se encuentra machacar hojas de lechuga, y echarlas en un recipiente con agua. A los dos o tres días, podemos observar el agua en el microscopio, y veremos a los tan deseados infusorios. Sin embargo, también tenemos una manera mas sencilla de obtenerlos, y es echando unos granos de arroz integral (con cáscara) en el acuario. El arroz empezará a germinar, y gracias a la cáscara, obtendremos los infusorios. Este mecanismo es fenomenal para los betta, que además se sentirán como en casa 🙂

En tiendas especializadas, y no es demasiado fácil de encontrar por cierto, venden una solución alternativa a los infusorios (por ejemplo liquifry), pero la verdad es que no lo hemos utilizado nunca, y no os podemos decir que tal funciona.

NAUPLIOS DE ARTEMIA

La artemia es un pequeño crustáceo que habita en aguas salobres, y que puede vivir un tiempo en agua dulce, con lo que es ideal para alimentar a nuestros peces. Al nacer, se denominan nauplios, y son devorados ávidamente por las crías de cualquier especie de pez.

Lo mejor que podeis hacer es comprar un artemiero. No es excesivamente caro, y os puede valer para muchas veces. Este consiste en un tubo que llenamos de agua, constantemente aireado por una bomba de aire. El agua que introducimos en el tubo ha de ser salada, con lo que necesitamos comprar sal para acuarios. En este tubo incluiremos unas gotas con los huevos de artemia, que vienen junto con el artemiero, y a las 24 – 48 horas tendremos a los nauplios, tras haber eclosionado los huevos.

Ahora viene lo más difícil: hay que colar el agua para poder dar los nauplios a nuestros peces. Lo mejor que podeis hacer es comprar filtros de café, y filtrar el agua con éstos. Los filtros, al ser blancos permiten ver a los nauplios, que por cierto son muy pequeños, y de otra forma los perderíamos. Sacudir el filtro en el agua, y vereis como caen los nauplios.

Alimentación de los Peces de Acuario
Votar este post