Cría del Betta Spledens

El Betta es uno de los peces más espectaculares que se puede adquirir en las tiendas. Se trata de un pez de fácil mantenimiento y reproducción, lo que unido a su belleza, lo hacen un pez ideal para cualquiera que desee intentar la reproducción de una especie sencilla y de comportamiento ciertamente interesante.

Hace tiempo adquirí un macho y una hembra y después de mantenerlos juntos durante unos días en el mismo acuario de 100 litros junto con otros peces, decidí separarlos para intentar la reproducción. Para ello utilicé un acuario de 24 litros que ya tenía y uno de 6 que compré.

Introduje a la hembra en el acuario de 24 litros, y al macho en el acuario de 6, y junté las paredes de los acuarios para que ambos pudieran verse.

Los Betta no son unos peces que requieran de un agua muy limpia, por lo que pueden vivir perfectamente en un acuario pequeńo, al que se le hagan algunos cambios de agua.

Elevé la temperatura 2 grados, a unos 28 aproximadamente, y alimenté a los peces con larva roja por las noches y con tubifex liofilizado por las mańanas.

Al cabo de unos días, la hembra presentaba la papila anal bastante abultada y de color blanco, y fue en ese momento cuando traspasé al macho al acuario que ocupaba la hembra. Este acuario estaba provisto de alguna piedra, y plantas que permitían a la hembra ocultarse de los embites del macho.

Al día siguiente, el macho empezó a construir un nido de burbujas, hasta que después de algunos intentos infructuosos, ya que el nido se destruía durante la noche, consiguió realizar un nido en una esquina del acuario de unos cinco centímetros de lado. Este nido lo construye tomando aire atmosférico y creando burbujas con su saliva.

Una vez que el nido estuvo construido la hembra se aproximó al nido, y se juntó al macho. Este la cogió y la envolvió en un abrazo con las aletas y, mientras la hembra soltaba los huevos, eran fecundados por el macho. El abrazo dura dos o tres segundos, ya que los peces van cayendo hacia el fondo del acuario.

Algunos huevos los mantiene el macho entre las aletas, y otros caen al suelo. Acto seguido, el macho recogió los huevos con la boca y los fue colocando en el nido de burbujas. Esto se repitió durante unas horas.

Una vez finalizada la puesta saqué a la hembra del acuario, ya que el macho comenzó a perseguirla cada vez que esta se acercaba al nido de burbujas.

Durante los dos días siguientes, el macho apenas comía, y dedicaba casi el cien por cien del tiempo en reconstruir el nido, a medida éste se deshacía, y a recoger los huevos que se iban desprendiendo.

A las 48 horas aproximadamente se produce la eclosión de los huevos. Los alevines comienzan a intentar nadar, si bien al principio caían al fondo casi de inmediato. El macho se dedica durante este tiempo a recoger a los alevines que están nadando por el acuario con la boca, y a transportarlos al nido nuevamente. Después de 5 días, cuando los alevines empezaron a ser más independientes, saqué al macho del acuario, para evitar que sintiese tentaciones de comerse a las crías.

Los alevines de Betta son ciertamente diminutos, y se alimentan de infusorios inicialmente. Hay varias formas de cultivar los infusorios, pero la opción que yo utilicé (y creo que es la más comoda) fue la de echar granos de arroz integral en el acuario. A los pocos días, los granos comienzan a germinar, y de la cáscara se crían infusorios que son devorados por los alevines. Aunque no se ve absolutamente nada, ya que necesitaríamos un microscopio, la realidad es que funciona, porque los alevines van incrementando poco a poco su tamańo.

Pasados unos días, los alevines comienzan a alimentarse de nauplios de artemia (podeis ver como criarlos y dárselos a los peces en la sección de alimentación de nuestra página.

De todos los alevines únicamente sobrevivieron 3, aunque en principio pueda parecer un tremendo fracaso, para ser la primera vez no está mal, żno creéis?

Sin duda, os recomiendo intentar la cría de este fantástico pez, ya que el comportamiento descrito en este artículo es ciertamente interesante de observar, además como ya he indicado, se trata de un pez que cría fácilmente, es espectacular, y tiene un precio bastante razonable. żQue más podemos pedir?

Cría del Betta Spledens
Votar este post